La ley dispone que en las ventas efectuadas mediante mecanismos de comercio electrónico y/o ventas online, y se haya utilizado para realizar el pago una tarjeta de crédito, débito o cualquier otro medio de pago electrónico, los participantes del proceso de pago deberán reversar los pagos que solicite el consumidor cuando sea objeto de:

  1. Cuando el consumidor sea objeto de fraude
  2. Cuando corresponda a una operación no solicitada
  3. Cuando el producto adquirido no sea recibido dentro del tiempo estipulado en los términos y condiciones del sitio y esta demora no sea por motivos de fuerza mayor.
  4. Cuando el producto entregado no corresponda a lo solicitado o
  5. Cuando el producto entregado se encuentre dañado o defectuoso.

Si se cumple con alguna de las causales anteriores y para proceder con la reversión del pago, dentro los cinco (5) días hábiles siguientes el consumidor deberá devolver el producto de la misma manera en que se recibe, cuando sea procedente, y notificar de la reclamación al emisor del medio de pago electrónico utilizado para realizar la compra, el cual, en conjunto con los demás participantes del proceso de pago, procederán a reversar la transacción al comprador.